Press "Enter" to skip to content

Fete UGT Pais Valencia

Valencia y Málaga pugnan por entrar en la «lista verde»: «Se siente cierta esperanza

Las autoridades españolas y quienes trabajan en el sector turístico esperan que los británicos puedan viajar a España en masa este año, para ayudar a aliviar la tensión del sector.

Actualmente, las Islas Canarias y Baleares son las opciones más probables para las vacaciones.

Sin embargo, diferentes zonas de España están en conversaciones con las autoridades para que les den luz verde a los británicos.

Según los informes, Madrid es una de las zonas que está en contacto con las autoridades británicas para permitir a los visitantes del Reino Unido sin tener que pasar la cuarentena a su regreso.

Sin embargo, el Secretario de Viajes, Grant Shapps, insinuó a principios de semana que podría haber una diferencia entre las normas de las islas y las de los viajes a la península.

El 17 de mayo es la fecha en la que el Gobierno anunciará cómo funcionará en su totalidad su sistema de semáforo y qué países entrarán en las categorías verde, ámbar y roja.

Los que estén en el grupo verde serán los que tengan menos restricciones, al no tener que pasar la cuarentena a su regreso.

Las autoridades españolas esperan que un enfoque regional ayude a impulsar el sistema turístico.

Zonas como Málaga y Valencia esperan poder negociar el estatus verde.

El Director General de Turismo de Valencia, Francesc Colomer, ha declarado que «se quedó con una sensación de cierta esperanza» tras reunirse con los representantes británicos.

El secretario de Estado para España Global, Manuel Muñiz, uno de los negociadores españoles con Londres, dijo: «Hemos defendido que lo importante es que se evalúen epidemiológicamente las regiones y no necesariamente países enteros».

«Si procedemos así, podremos ser mucho más graduales en las medidas y en las restricciones de movilidad».

El secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, declaró a Sky News: «España está desesperada por recibir [turistas británicos]».

Y añadió: «Estaremos preparados».

¡POR FIN! Las mascarillas podrían dejar de ser obligatorias en la Comunidad Valenciana a finales de verano

Las mascarillas podrían dejar de ser necesarias en la Comunidad Valenciana en septiembre.

Los expertos sanitarios han revelado esta semana que, si el programa de vacunación continúa según lo previsto y basándose en los datos de otras partes del mundo, como Estados Unidos, la tan deseada inmunidad de grupo podría alcanzarse justo después del verano.

Cada virus tiene sus propios puntos de referencia para ser considerado bajo control, y en el caso del coronavirus, ese límite está fijado en el 70% de la población inmunizada.

Una vez alcanzada esa cifra mágica, las restricciones pueden abandonarse y las cosas podrían volver a la normalidad.

Y el principal cambio -y posiblemente el más deseado- será la eliminación de la mascarilla obligatoria.

Las estimaciones sugieren que con el 70% de la población de cualquier país o región inmunizada contra el COVID, la tasa de replicación del virus será inferior a 1, lo que significa que acabará desapareciendo.

Aunque el 30% de las personas seguirían siendo susceptibles de contraer la enfermedad, estarían protegidas al estar rodeadas de otras cuyo sistema inmunitario puede eliminar el virus y evitar su propagación.

Las cifras actuales muestran que el 23% de los residentes en la Comunidad Valenciana tiene al menos una dosis de la vacuna y el 8% tiene las dos, incluida la dosis única de Janssen.

Quedan así cerca de 2,4 millones de valencianos y valencianas por inocular para llegar al 70%, lo que se estima que podría ocurrir dentro de 18 semanas, justo después de que termine el mes de agosto.

Además, fuentes del departamento de Salud Pública apuntan a que podría ocurrir mucho antes, ya que el programa de vacunación valenciano aún no está funcionando a pleno rendimiento, pero esto depende, una vez más, de la disponibilidad de viales y de la entrega por parte de los productores.

El Gobierno español insiste en que la obligación de llevar mascarilla en público se mantendrá hasta que se alcance oficialmente la inmunidad de rebaño.

Sin embargo, otras voces del mundo médico y científico creen que la mascarilla podría abandonarse incluso antes, con un 40% o 50% de la población inmunizada.

Su argumento para ello es que las personas más vulnerables son las primeras en ser vacunadas, lo que significa que para cuando se alcancen esos porcentajes más bajos, la COVID sólo afectaría a sectores de la población que no tienen riesgo de desarrollar complicaciones graves por la enfermedad.

JABONES DE VACACIONES

Ante la proximidad del verano y las reservas que ya se están realizando, el departamento de Sanidad valenciano ha emitido unas directrices sobre qué hacer en el caso de que te den cita para la vacunación mientras estás de vacaciones.

Las citas de JABS se dan por mensaje de texto y/o llamada telefónica, por lo que si el beneficiario está fuera o no puede acudir por cualquier otro motivo, se le pide que se ponga en contacto con su centro de salud local y pida que le tachen de la lista para poder pasar su hueco a la siguiente persona.

Una vez que todos los miembros de su grupo hayan sido vacunados, se les contactará para darles otra cita en una fecha posterior.

Los portavoces de Sanitat insisten en que nadie se quedará sin vacunar por estar de vacaciones este verano.

Pero para que el sistema funcione, todos los residentes que estén inscritos en el servicio de salud pública y tengan una tarjeta SIP deben asegurarse de que sus datos de contacto son correctos.

Para ello, pueden comprobar y actualizar sus datos personales en la página web de la Generalitat: http://www.san.gva.es/web/dgcal/formulario-de-contacto

Los usuarios deben desplazarse hacia abajo, rellenar su número de tarjeta SIP y otros datos, e introducir su número de teléfono móvil o fijo actual y su dirección de correo electrónico antes de hacer clic en enviar.

Valencia y Alicante aspiran a convertirse en los principales centros de procesamiento de datos

Las provincias de Alicante y Valencia están llamadas a convertirse en protagonistas de un boom nacional de centros de datos que se calcula que aportará a España unos 3.000 millones de euros en los próximos cinco años.

Se dice que las infraestructuras de procesamiento de datos serán el próximo gran mercado de inversión en el país, ya que la actual digitalización de todos los ámbitos de la vida, principalmente las operaciones financieras, requiere estos servidores para hacer frente al aumento del tráfico en línea.

Los inversores ya están buscando oportunidades fuera de los tradicionales puntos calientes de Madrid y Barcelona, y Valencia y Alicante tienen una gran ventaja sobre otros posibles emplazamientos: el mar, que permite las conexiones por cable submarino.

Los analistas también sugieren unos costes de vida y de negocio más baratos en comparación con las capitales española y catalana, además de los recientes esfuerzos del gobierno regional de la Generalitat por impulsar la digitalización, creando el marco necesario para un sector que requiere un alto nivel de especialización.

Los centros de datos almacenan toda la información digitalizada por las empresas, algunos de los cuales están operativos el 99,99% del tiempo, es decir, sólo se apagan 26 minutos una vez al año.

Esto hace que los potenciales inversores busquen zonas con suministro eléctrico de respaldo y redes de fibra óptica complementarias, entre otros requisitos técnicos.

Y la Generalitat está actuando con rapidez para convertirse en un destino privilegiado de este tipo de infraestructuras, con el objetivo de atraer una parte importante de los 3.000 millones de euros de inversión previstos para los próximos años.